NUESTRA INTENCION

Que esta página sea nexo de union entre todas las Cofradías de la Virgen de la Cabeza.

Una guía de todas las páginas y blogs de las Cofradías, con sus noticias, eventos y modo de contacto.


domingo, 14 de agosto de 2011

La Morenita alumbra el firmamento en la noche de la Aparición


La Virgen de la Cabeza centró las miradas de miles de fieles que, congregados en el Cerro del Cabezo, se dispusieron a celebrar el 784 aniversario de la Aparición de La Morenita al pastor de Colomera (Granada). En esta ocasión, y en vísperas de la JMJ, los jóvenes cobraron gran protagonismo.
Hay noches “mágicas” que se esperan con ilusión durante todo un año. En el Cerro del Cabezo, esa madrugada especial coincide con el aniversario de la Aparición de la Virgen de la Cabeza al pastor de Colomera, Juan Alonso Rivas. Hace 784 años, en la noche del 11 al 12 de agosto, la Aceituna Bendita se presentó ante ese cristiano humilde que tenía paralizado el brazo izquierdo. Le pidió que allí se levantara un templo, hoy convertido en Basílica Menor, que fuera a la ciudad para contar tal acontecimiento y mostrara un milagro: el hombre de Colomera había visto a la Madre de Dios y le había curado. Desde entonces, La Morenita alumbra el firmamento de Sierra Morena en la noche de la Aparición.

Los actos para conmemorar el prodigio y venerar a María Santísima de la Cabeza y a su Divino Hijo comenzaron el jueves por la noche con la presentación de la cofradía matriz, la recepción de las hermandades filiales y las ofrendas a la patrona de la Diócesis de Jaén, para continuar con la salve y el repique de campanas que anunciaba que la Virgen se trasladaba desde su santuario hasta el altar de campaña entre “¡vivas!” y aplausos de una multitud de devotos de distintos puntos del país. Después, se procedió al rezo del rosario, que destacó este año por la presencia de un grupo de fieles llegado desde México y que, pronto, participará en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). También intervino, en el 784 aniversario, una representación de la cofradía de Cataluña.
El olor inconfundible de los nardos y la inmensa luna recibieron a La Morenita en un altar en el que no faltó la Rosa de Oro, concedida por el Papa Benedicto XVI. Pasadas las doce de la noche, comenzó una eucaristía presidida por el obispo, Ramón del Hoyo, que se refirió a la JMJ y dio la bienvenida, en especial, a los jóvenes. Recordó que los repiques de la campanas del santuario se sentirán en Madrid, el 18 de agosto, con la llegada del Papa, a través de los móviles de los asistentes. Indicó que el Cerro del Cabezo era, esa noche, el “rostro vivo” de los jóvenes y sintió emoción por poder reunirse, un año más, para celebrar la Aparición de la Virgen al pastor de Colomera. “Al contemplar a este incalculable grupo de fieles en torno a la imagen de la Santísima Virgen de la Cabeza, vienen a mi memoria las palabras que pronunció la Virgen en casa de Zacarías: ‘Desde ahora, me felicitarán todas las generaciones’”, dijo el obispo en una misa cantada por el coro de la cofradía de Córdoba y con el sonido del teclado del grupo Napoleón Solo de Arjonilla.
Con otro “¡viva!” a La Morenita llegó el momento más esperado. Los estandartes comenzaron a bajar por la calzada y, por último, se trasladó la imagen al trono, entre numerosos aplausos y lágrimas de cientos de fieles. Momentos antes, hubo un “pequeño susto”: ya que la luz se fue por unos instantes cuando una bandera se cayó del altar de campaña, que algunos cofrades lograron “rescatar”.
En el desfile, destacaron otros momentos que quedarán grabados en la memoria. Uno, cuando Lucía López, una bebé de dos meses, fue subida al trono y su padre la acercó a la Virgen para pedirle la protección de su pequeña. Otro, cuando La Morenita, en la noche estrellada, con paso lento, paró en el arco de las calzadas, ya el viernes, a las dos y veinte de la madrugada. Antes de acercarla por algunas casas, los anderos la levantaron “al cielo”, se bailaron las banderas y hasta la giraron en varias ocasiones. Con el posterior besamanto, el Cerro del Cabezo vibró en una de las noches más emotivas del año.

No hay comentarios: